Información

4 signos de infecciones parasitarias en gatos


Cómo saber si un gato tiene parásitos

Como dueños de mascotas, todos nos preocupamos por la salud de nuestros animales. A veces, a pesar de nuestros mejores esfuerzos, nuestras mascotas son víctimas de una infección parasitaria. Los gatos son propensos a varias infecciones parasitarias diferentes que pueden causar problemas de salud graves e incluso la muerte. Si no se controla, también es posible que nuestros compañeros felinos transfieran esos parásitos a sus dueños.

Comprender las señales de advertencia y los síntomas de una infección o infestación de parásitos puede salvar la vida de su gato. Detectar estas infecciones parasitarias desde el principio es clave para una recuperación rápida. Algunos parásitos no implican una infección visible: no se pueden ver, por lo que el comportamiento de su gato es su única señal de que algo anda mal. Dado que los humanos pueden sufrir una infestación de gusanos intestinales, es imprescindible prestar atención al comportamiento normal y no tan normal de su gato.

1. El gato es perezoso, somnoliento o letárgico

Los gatos son una mascota maravillosa que puede estar rebosante de energía. O, a veces, los gatos no quieren nada más que sentarse en una ventana y tomar una siesta todo el día. Es importante comprender cuál es el comportamiento "perezoso" normal de su gato. ¿De qué otra manera podrá saber si su mascota está letárgica? Aquí hay algunos ejemplos de letargo en gatos:

  • Lento
  • Lento
  • Hipoactivo
  • Inactivo
  • Malestar

Una señal de advertencia temprana de una infección parasitaria puede significar que su compañero felino es poco activo o solo un poco menos activo de lo normal. Él o ella tal vez simplemente camina y se mueve más lento de lo normal. Otro signo es observar el comportamiento inactivo. Tumbado como sin vida debido a una sensación de malestar general. Todos pueden ser un signo de una infección parasitaria y deben tomarse en serio.

Es importante tener en cuenta que los gatos tienden a ser nocturnos. Por lo tanto, no es raro que su gato tome siestas durante el día. Por lo tanto, observar el comportamiento entre siestas puede darte una mejor idea si están actuando fuera de lugar.

2. Problemas de peso de la pérdida repentina de peso

Notar un cambio en el peso de nuestra mascota puede ser una señal de advertencia de una infección parasitaria. Aquí hay algunos síntomas a los que debe prestar atención:

  • Gatos jóvenes y gatitos que no están aumentando de peso de forma adecuada.
  • Pérdida drástica de peso en gatos adultos.
  • No aumentar o mantener el peso.
  • Aumento del apetito, sin aumento de peso.

El peso de un gato puede decirte mucho sobre su salud. Una caída drástica en el peso de un gato adulto generalmente apunta a un parásito. Aunque puede ser tan simple como tener que modificar la comida que le estamos dando a nuestro gato. Siempre es una buena idea vigilar el peso de su gato. No importa si es un gatito o una persona mayor.

No es raro que un gato tenga un aumento del apetito y comience a comer más sin aumentar de peso si se trata de una infección parasitaria. Monitorear la ingesta de alimentos y el peso de su mascota juntos lo ayudará a determinar si tiene un posible parásito.

3. Piel opaca y caída del cabello

Otro signo revelador de una infección parasitaria en un gato está directamente relacionado con su pelaje. Como los parásitos tienen un libre para todos en el interior, la apariencia exterior de nuestros gatos sufrirá. Estas señales de advertencia relacionadas con el cabello incluyen:

  • Pelaje opaco, menos brillante y saludable de lo habitual.
  • Pérdida excesiva de cabello, más que asociada con la caída.
  • Secciones de cabello adelgazadas, posibles parches de calvicie.

Todas estas son preocupaciones que pueden apuntar a una infección por parásitos. Aunque también pueden señalar otros problemas, todos deben tomarse en serio. Un pelaje opaco o sin brillo que parece de la noche a la mañana puede indicar un problema de parásitos. Cualquier pérdida de cabello que supere la caída regular también es motivo de preocupación. En casos extremos de infecciones parasitarias, su gato puede perder grandes mechones de pelo y tener calvas.

4. Problemas de estreñimiento, diarrea y movimientos intestinales

Bien, todo el mundo hace caca, y nuestras mascotas también. Puede que no sea algo con lo que a ninguno de nosotros nos guste lidiar, pero cuando nuestros gatos "hacen lo suyo", puede decirnos mucho sobre su salud. Aquí hay algunos problemas relacionados con el intestino a los que debe prestar atención:

  • Diarrea intermitente
  • Sangre en las heces
  • Dificultad para orinar
  • Estreñimiento

La diarrea intermitente junto con el estreñimiento ocasional suelen ser signos reveladores de una infección parasitaria. Notar sangre en las heces de un gato es motivo de preocupación y debe tomarse muy en serio. Dificultad para orinar, tal vez algo que extrañas, después de todo, no solemos seguir a nuestros felinos hasta la caja de arena. Si nota que su gato parece permanecer en la caja de arena más tiempo de lo normal, pero solo produce poca o ninguna orina, es motivo de preocupación.

Cómo confirmar una infección parasitaria

Ahora que sabe cuáles son las señales de advertencia, es posible que haya notado que su gato experimenta algunos síntomas. Aquí hay varias formas de confirmar una infección por parásitos en su gato:

  • Comuníquese con la oficina de su veterinario local para programar una cita.
  • Recolecte una muestra fecal en casa y envíela a un laboratorio para su análisis.

Hay muchas opciones disponibles para confirmar una infección por parásitos. Llevar a su mascota a un chequeo al consultorio de su veterinario es una buena idea. Aunque hay alternativas disponibles a una costosa visita al veterinario. Ahora puede comprar una especie de kit de prueba para el hogar. Recolecte una pequeña muestra fecal y envíela directamente a un laboratorio. Recibirá los resultados en 24 horas después de que la muestra llegue al laboratorio.

Cómo evaluar a su gato en busca de parásitos

Tengo un kit casero disponible para pruebas de parásitos. A veces, es muy difícil ingresar al consultorio del veterinario con poca antelación. Yo mismo vivo en una zona rural, no tengo una oficina veterinaria cerca. Sin mencionar el costo de una visita al consultorio, así como una prueba fecal puede ser extremadamente alta. Tener un kit de prueba casero a mano significa que todo lo que tengo que hacer es seguir las instrucciones, obtener una muestra fecal y enviarla por correo para su análisis. Una vez que reciba mis resultados, puedo tomar las medidas adecuadas para tratar la infección parasitaria específica que tiene mi gato.

Si tiene varios gatos, se recomienda tratarlos a todos por una infección parasitaria si uno de ellos da positivo. Los parásitos se transfieren fácilmente entre gatos e incluso pueden transmitirse a los humanos. Contraer la infección y tomar las medidas adecuadas puede significar salvar la vida de su mascota y evitar una infección usted mismo.

Preguntas y respuestas

Pregunta: ¿Pueden las infecciones parasitarias causar problemas respiratorios en un gato? ¿Cuánto tiempo deben ser tratados los gatos por una infección parasitaria antes de que se produzca alguna mejoría?

Responder: Absolutamente, un gato puede incluso tener un gusano pulmonar, un parásito grave que puede dañar los pulmones y causar problemas respiratorios. Al lidiar con esto, debe buscar el consejo de su veterinario local. El gusano pulmonar puede ser potencialmente mortal, especialmente en gatos viejos y gatitos o cualquier gato que tenga un sistema inmunológico más débil. Es uno de esos parásitos que a menudo puede ser difícil de diagnosticar, así que si siente que su gato tiene un problema respiratorio repentino, busque tratamiento con un veterinario de confianza.

Pregunta: ¿Cuál es la temperatura normal de un gato?

Responder: Los rangos normales de temperatura corporal de un gato oscilan entre 99,5 y 102,5 grados Fahrenheit.

Pregunta: ¿Cómo se tratan las infecciones parasitarias de los gatos?

Responder: El tratamiento generalmente se realiza mediante la administración de un medicamento oral o una inyección en algunos casos.

Jeanette el 6 de agosto de 2018:

¿Por qué mi gato no es el mismo? Él no come, bebe nada y no se mueve, simplemente se queda ahí mirando fijamente y no se mueve en absoluto y respira rápido y tiene un mal olor saliendo de su boca.


Parásitos intestinales comunes en gatos

¿Tu gato acaba de vomitar un gusano blanco largo? ¿Ves segmentos parecidos al arroz en las heces de tu gato? ¿Su gato está perdiendo peso a pesar de que está comiendo bien? ¿Tu gato tiene pulgas? Todos y cada uno de estos pueden indicar que su gato tiene parásitos intestinales. Siga leyendo para aprender sobre estos parásitos y lo que puede hacer para proteger a su gato.

Este artículo fue escrito por un veterinario de FirstVet

¿Sabías que FirstVet ofrece videollamadas con veterinarios experimentados? Puede obtener una consulta en 30 minutos descargando la aplicación FirstVet de forma gratuita desde Apple App Store o Google Play.


Enfermedades comunes de los gatos

Como padre de un gato, es importante reconocer los signos y síntomas de enfermedades comunes para que pueda buscar ayuda veterinaria para su amigo felino de manera oportuna si es necesario. Siga leyendo para obtener información sobre enfermedades y otras afecciones médicas que afectan con frecuencia a los gatos.

Cáncer

El cáncer es una clase de enfermedades en las que las células crecen sin control, invaden el tejido circundante y pueden extenderse a otras áreas del cuerpo. Como ocurre con las personas, los gatos pueden contraer varios tipos de cáncer. La enfermedad puede ser localizada (confinada a un área, como un tumor) o generalizada (diseminarse por todo el cuerpo).

Causas del cáncer

El cáncer es una enfermedad "multifactorial", lo que significa que no tiene una causa única conocida. Sin embargo, sabemos que tanto los factores hereditarios como los ambientales pueden conducir al desarrollo de cáncer en los gatos.

  • Carcinoma de células escamosas de oído, párpado o nariz es un cáncer de piel causado por la exposición repetida al sol. Los gatos blancos o de color claro son más susceptibles al carcinoma de células escamosas.
  • Linfosarcoma o linfoma (LSA), es uno de los tipos de cáncer más comunes en los gatos. Algunos informes estiman que el 30% de todos los cánceres de gatos notificados se deben a LSA. El virus de la leucemia felina (FeLV) está vinculado a la mayoría de las formas de LSA, excepto a la forma gastrointestinal (GI). El FeLV es un retrovirus transmisible que se puede transmitir tanto en el útero como a través de la saliva y el contacto directo. Principalmente una enfermedad en los gatos más jóvenes, el virus no siempre manifiesta síntomas, por lo que es importante hacerle pruebas a su gato con regularidad para prevenir la transmisión y la progresión. Hay una vacuna disponible para el FeLV que su veterinario puede discutir con usted según el estilo de vida de su gato y el riesgo de exposición al FeLV.

La forma GI de LSA (la forma más común) puede causar una gran masa en el estómago o el intestino o una infiltración difusa en todo el tracto intestinal.

Es importante llevar a su gato a su veterinario si observa alguna evidencia de enfermedad. La LSA no es curable, sin embargo, la mayoría de los gatos responden bien al tratamiento.

Síntomas del cáncer

Los síntomas del cáncer en los gatos pueden incluir:

  • Bultos (que no siempre son malignos, pero siempre vale la pena que un veterinario los examine)
  • Hinchazón
  • Llagas persistentes o infecciones cutáneas.
  • Secreción anormal de cualquier parte del cuerpo.
  • Mal aliento
  • Apatía, letargo u otro cambio marcado en el comportamiento
  • Pérdida de peso
  • Cojera repentina
  • Diarrea o vómitos
  • Parches de piel escamosos y / o rojos
  • Disminución o pérdida del apetito.
  • Dificultad para respirar, orinar o defecar
  • Cambio de comportamiento

Diagnóstico de cáncer en gatos

  • Si hay un bulto, el primer paso suele ser una biopsia con aguja, que extrae una muestra de tejido muy pequeña para el examen microscópico de las células. Alternativamente, se puede realizar una cirugía para extirpar todo o parte del bulto para que un patólogo lo diagnostique.
  • Las radiografías, la ecografía, la evaluación de la sangre y otras pruebas de diagnóstico también pueden ser útiles. para determinar si el cáncer está presente o si se ha diseminado.

Gatos más propensos al cáncer

  • Aunque el cáncer se puede diagnosticar en gatos de todas las edades y razas, es mucho más común en gatos mayores.
  • Ciertas razas son propensas a cánceres específicos, pero Los gatos con orejas y cabezas blancas son particularmente susceptibles al cáncer de piel..

Pregúntele a su veterinario si su gato entra en categorías específicas de riesgo.

Prevención de cáncer

  • Mantener a su gato en el interior lo protegerá de ciertos cánceres de piel causada por la exposición repetida al sol y las quemaduras solares.
  • El cáncer de mama es un cáncer común para los gatos., pero puede evitarse esterilizando a su gata antes de su primer ciclo de celo.

Tratamientos contra el cáncer

  • Las opciones de tratamiento varían y dependen del tipo y estadio del cáncer.
  • Los tratamientos comunes incluyen cirugía, quimioterapia, radiación e inmunoterapia o una combinación de terapias. El éxito del tratamiento depende de la forma y extensión del cáncer y de la agresividad de la terapia. Por supuesto, lo mejor es la detección temprana.
  • Algunos dueños de gatos optan por no recibir tratamiento para el cáncer, en cuyo caso se deben considerar los cuidados paliativos, incluido el alivio del dolor. Independientemente de cómo proceda después de un diagnóstico de cáncer en su mascota, es muy importante tener en cuenta su calidad de vida a la hora de tomar decisiones futuras.
  • Algunos cánceres se pueden curar y casi todos los pacientes pueden recibir al menos algún beneficio del tratamiento. Tenga en cuenta que si el cáncer de su gato no es curable, todavía hay muchas cosas que puede hacer para que su mascota se sienta mejor. No dude en hablar con su veterinario sobre sus opciones. Y recuerde que una buena nutrición y un cuidado cariñoso pueden mejorar enormemente la calidad de vida de su gato.

Saber cuándo consultar a su veterinario

Comuníquese con su veterinario de inmediato si su gato muestra alguno de los signos clínicos mencionados en la lista anterior. Si su gato recibe un diagnóstico de cáncer, es posible que desee consultar a un oncólogo veterinario, a menudo empleado por prácticas veterinarias especializadas y hospitales universitarios.

Diabetes

La diabetes en los gatos es una enfermedad compleja causada por la falta de la hormona insulina o por una respuesta inadecuada a la insulina. Después de que un gato come, su sistema digestivo descompone los alimentos en varios componentes, incluida la glucosa, que es transportada a sus células por la insulina. Cuando un gato no produce insulina o no puede utilizarla normalmente, sus niveles de azúcar en sangre se elevan. El resultado es la hiperglucemia que, si no se trata, puede causar muchos problemas de salud complicados para un gato.

Es importante comprender que la diabetes se considera un trastorno manejable y muchos gatos diabéticos pueden llevar una vida feliz y saludable. ¡Algunos incluso pueden entrar en remisión!

La diabetes se puede clasificar como:

  • Tipo i (falta de producción de insulina)
  • Tipo II (producción de insulina alterada junto con una respuesta inadecuada a la hormona).

Los gatos con diabetes tipo II pueden progresar a diabetes tipo I. De hecho, cuando a la mayoría de los gatos se les diagnostica diabetes, se les identifica como portadores del trastorno de tipo I. Estos gatos requieren terapia con insulina para sobrevivir. Los gatos con enfermedad de tipo II pueden responder a otras formas de terapia.

Síntomas de diabetes en gatos

Los siguientes son signos de que su gato puede ser diabético:

  • Cambio en el apetito (ya sea aumentado o disminuido)
  • Pérdida de peso
  • Sed excesiva / aumento del consumo de agua.
  • Aumento de la micción
  • Orinar en áreas distintas a la caja de arena.
  • Aliento de olor inusualmente dulce
  • Letargo
  • Deshidración
  • Abrigo de pelo descuidado
  • Infección del tracto urinario

Causas de la diabetes

Se desconoce la causa exacta de la diabetes. La genética, la enfermedad pancreática, ciertos medicamentos y los depósitos anormales de proteínas en el páncreas pueden influir en la causa de este trastorno.

Los factores más importantes en el desarrollo de la diabetes parecen ser la obesidad, el sexo (los gatos machos son los más afectados que las hembras) y la edad.

Diagnóstico de la diabetes

Para diagnosticar correctamente la diabetes, su veterinario recopilará información sobre los signos clínicos, realizará un examen físico y controlará los análisis de sangre y análisis de orina.

Tratamiento de la diabetes

  • Cada gato diabético es un individuo y responderá de manera diferente a la terapia. El tratamiento de la diabetes se basa en la gravedad de los signos de la enfermedad y si existen otros problemas de salud que podrían complicar la terapia.
  • Algunos gatos están gravemente enfermos cuando se les diagnostica por primera vez y requieren cuidados intensivos en el hospital. durante varios días para regular sus niveles de azúcar en sangre.
  • Los gatos que son más estables cuando se les diagnostica por primera vez pueden responder a la medicación oral o una dieta rica en fibra.
  • Para la mayoría de los gatos, las inyecciones de insulina son necesarias para una regulación adecuada de la glucosa en sangre. Una vez que se haya establecido el tratamiento de insulina individual de su mascota, generalmente en función del peso, se le mostrará cómo administrarle las inyecciones de insulina en casa.
  • Su veterinario también puede mostrarle cómo realizar pruebas de glucosa en casa. También pueden ser necesarios otros análisis de sangre de rutina.

Como le explicará su veterinario, es importante administrarle insulina a su gato siempre a la misma hora todos los días y alimentarlo con sus comidas habituales junto con su medicación, lo que permite que el aumento de nutrientes en la sangre coincida con el nivel máximo de insulina. Esto reducirá la posibilidad de que sus niveles de azúcar oscilen demasiado alto o demasiado bajo. Puede trabajar con su veterinario para crear un horario de alimentación en torno al horario de medicación de su mascota. También es importante evitar alimentar a su gato diabético con golosinas con alto contenido de glucosa.

Prevención de la diabetes

Una dieta adecuada y el ejercicio regular pueden contribuir en gran medida a evitar el desarrollo de diabetes felina. Aparte de otros efectos negativos, se sabe que la obesidad contribuye a la resistencia a la insulina.

Si sospecha que su gato tiene diabetes

Si su gato muestra algún signo clínico anormal como los enumerados anteriormente, programe una cita para ver a su veterinario de inmediato. Si un gato diabético no recibe tratamiento, puede desarrollar enfermedad renal, trastornos neurológicos u otras enfermedades metabólicas. Los gatos con diabetes tipo I necesitan terapia con insulina para sobrevivir.

Virus de la inmunodeficiencia felina (VIF)

Los gatos infectados con el virus de la inmunodeficiencia felina (VIF) pueden no mostrar síntomas hasta años después de que ocurrió la infección inicial. Aunque el virus es de acción lenta, el sistema inmunológico de un gato se debilita gravemente una vez que la enfermedad se afianza. Esto hace que el gato sea susceptible a diversas infecciones secundarias. Los gatos infectados que reciben atención médica de apoyo y se mantienen en un ambiente interior libre de estrés pueden vivir una vida relativamente cómoda durante meses o años antes de que la enfermedad alcance sus etapas crónicas.

Es posible que un gato infectado con VIF no muestre ningún síntoma durante años. Sin embargo, una vez que los síntomas se desarrollan, pueden progresar continuamente, o un gato puede mostrar signos de enfermedad intercalados con salud durante años. Si su gato muestra alguno de los siguientes síntomas, hágalo examinar por su veterinario:

  • Ganglios linfáticos agrandados
  • Fiebre
  • Anemia
  • Pérdida de peso
  • Abrigo despeinado
  • Poco apetito
  • Diarrea
  • Apariencia anormal o inflamación del ojo (conjuntivitis)
  • Inflamación de las encías (gingivitis).
  • Inflamación de la boca (estomatitis).
  • Enfermedad dental
  • Enrojecimiento de la piel o caída del cabello.
  • Heridas que no cicatrizan
  • Estornudos
  • Secreción de ojos o nariz
  • Micción frecuente, esfuerzo para orinar u orinar fuera de la caja de arena.
  • Cambio de comportamiento

Transmisión FIV

  • El VIF se transmite principalmente de gato a gato a través de heridas profundas por mordeduras, del tipo que suele ocurrir al aire libre durante peleas agresivas y disputas territoriales, una razón perfecta para mantener a tu gato adentro.
  • Otro modo de transmisión menos común es de una gata infectada por el VIF a su gatito. El VIF no parece transmitirse comúnmente al compartir platos de comida y cajas de arena, aseo social, estornudos y otras formas casuales de contacto.
  • Aunque cualquier felino es susceptible, los gatos machos intactos al aire libre que deambulan libremente y que luchan contraen la enfermedad con mayor frecuencia. Los gatos que viven en interiores son los que tienen menos probabilidades de infectarse.

Tenga en cuenta: El FIV no se puede transmitir de gato a humano, solo de gato a gato.

Prevención de FIV

  • La mejor manera de evitar que su gato contraiga el virus es mantenerlo adentro, evitando cualquier posibilidad de contacto con felinos infectados.
  • Si pasea a su gato, manténgalo con correa cuando esté al aire libre.
  • Si su gato va a pasar algún tiempo en un criadero o en un hogar con otros felinos, asegúrese de que todos los gatos hayan resultado negativos para el FIV.
  • Cualquier gato recientemente adoptado debe someterse a una prueba de FIV antes de ingresar a su hogar.
  • También es posible que desee hablar con su veterinario sobre la vacuna FIV y si es apropiada para su gato.

Cuándo consultar a su veterinario

Si sospecha que su gato tiene FIV, haga que su veterinario lo examine y analice de inmediato. Durante su visita, esté preparado para describir cualquier síntoma que haya detectado, sin importar cuán diminutos parezcan. También asegúrese de mantener a su gato en el interior, lejos de otros felinos que puedan estar infectados o a los que pueda infectar, hasta que tenga un diagnóstico.

Sin el tratamiento adecuado, las infecciones secundarias que pueden ocurrir como consecuencia del FIV pueden progresar a condiciones potencialmente mortales. Además, los gatos con FIV pueden desarrollar diversas formas de cáncer, enfermedades de la sangre o insuficiencia renal, que en última instancia cobrarán la vida del gato.

Diagnóstico de FIV

  • La infección por VIF se diagnostica habitualmente mediante análisis de sangre.
  • Se debe conocer el estado de FIV de cada gato.
  • El tipo de prueba más común busca la presencia de anticuerpos contra el virus en la sangre. Ninguna prueba es 100% precisa todo el tiempo, y su veterinario interpretará el resultado de la prueba y determinará si se necesitan más pruebas para confirmar un resultado positivo o negativo. Una vez que se determina que un gato es FIV positivo, ese gato es capaz de transmitir la enfermedad a otros gatos.
  • Dado que es posible que una gata infectada transfiera anticuerpos del VIF a sus gatitos, estos gatitos pueden dar positivo en los anticuerpos de su madre hasta que los hayan eliminado de sus sistemas., que ocurre a los seis meses de edad. Los gatitos que dan positivo en la prueba de anticuerpos contra el VIF cuando son menores de seis meses deben someterse a pruebas de anticuerpos nuevamente en una fecha posterior para ver si están infectados.

Tratamiento FIV

Desafortunadamente, no existe un tratamiento antivírico específico para el FIV. Los gatos pueden ser portadores del virus durante mucho tiempo antes de que aparezcan los síntomas. Por lo tanto, el tratamiento se centra principalmente en extender el período asintomático o, si los síntomas se han establecido, en aliviar los efectos secundarios del virus. Su veterinario puede recetarle algunos de los siguientes tratamientos:

  • Medicamentos para infecciones secundarias.
  • Dieta saludable y apetitosa para fomentar una buena nutrición.
  • Terapia de reemplazo de líquidos y electrolitos
  • Medicamentos antiinflamatorios
  • Fármacos potenciadores del sistema inmunológico
  • Control de parásitos

Cuidando a un gato infectado por VIF

  • Mantenga a su gato adentro. Esto lo protegerá del contacto con agentes causantes de enfermedades a los que puede ser susceptible. Al llevar a tu gato al interior, también estás protegiendo a los gatos no infectados de tu comunidad.
  • Esté atento a los cambios, incluso aparentemente menores, en la salud y el comportamiento de su gato. Informe inmediatamente a su veterinario de cualquier problema de salud.
  • Lleva a tu gato al veterinario al menos dos veces al año para un chequeo de bienestar, hemograma y análisis de orina.
  • Alimenta a tu gato con alimentos nutricionalmente equilibrados—No dietas de alimentos crudos, por favor, ya que las bacterias y los parásitos en la carne cruda y los huevos pueden ser peligrosos para las mascotas inmunodeprimidas.
  • Asegúrese de que su gato esté esterilizado o castrado.

Virus de la leucemia felina (FelV)

Descubierto por primera vez en la década de 1960, el virus de la leucemia felina es un retrovirus de ARN transmisible que puede inhibir gravemente el sistema inmunológico de un gato. Es una de las causas de enfermedad y muerte más comúnmente diagnosticadas en gatos domésticos. Debido a que el virus no siempre manifiesta síntomas de inmediato, cualquier gato nuevo que ingrese a un hogar, y cualquier gato enfermo, debe someterse a una prueba de FeLV.

El FeLV debilita el sistema inmunológico de un animal y predispone a los gatos a una variedad de infecciones y enfermedades, como anemia, enfermedad renal y linfosarcoma, un cáncer del sistema linfático altamente maligno y fatal.

Los gatitos jóvenes y los gatos menores de un año son los más susceptibles al virus. Los gatos que viven con un gato infectado, se les permite estar al aire libre donde pueden ser mordidos por un gato infectado, y los gatitos nacidos de una madre que es FeLV positiva tienen mayor riesgo de infección.

  • El virus FeLV se elimina en muchos fluidos corporales, incluida la saliva, las secreciones nasales, la orina, las heces y la sangre.
  • El FeLV se transmite más comúnmente a través del contacto directo, el aseo mutuo y al compartir cajas de arena, comederos y bebederos.
  • También se puede transmitir en el útero o a través de la leche materna.
  • Los gatos infectados al aire libre que pelean con otros gatos pueden transmitir la enfermedad a través de mordeduras y rasguños.

Es muy poco probable que los gatos sanos de más de tres meses de edad y vacunados contra el FeLV contraigan el virus de otro gato.

Signos de FeLV

Los gatos pueden infectarse y no mostrar signos. Otros pueden exhibir:

  • Pérdida de apetito y pérdida de peso.
  • Encías pálidas o inflamadas
  • Mal estado del pelaje
  • Abscesos
  • Fiebre
  • Infecciones de las vías respiratorias superiores
  • Diarrea y vómitos
  • Convulsiones
  • Cambios de comportamiento
  • Visión u otros problemas oculares
  • Ganglios linfáticos agrandados
  • Problemas reproductivos (en mujeres)
  • Ictericia
  • Enfermedad crónica de la piel.
  • Dificultad respiratoria
  • Letargo

Previniendo FelV

  • Existe una vacuna disponible para gatos que corren el riesgo de contraer FeLV. Como todas las vacunas, existen riesgos relacionados con la vacunación y la vacuna no es una garantía del 100% contra la infección. Su veterinario puede evaluar mejor si esta vacuna es adecuada para su gato.
  • Como ocurre con cualquier enfermedad infecciosa, la mejor prevención es eliminar las fuentes de exposición.. Las pruebas de rutina de FeLV y mantener a su gato en el interior y lejos de gatos cuyo estado de FeLV no se conoce sigue siendo la mejor manera de evitar que su gato se infecte.

Diagnóstico de FelV

Hay varios tipos de pruebas disponibles para diagnosticar el FeLV.

  • La mayoría de los veterinarios y profesionales de los refugios utilizan la prueba ELISA (ensayo inmunoabsorbente ligado a enzimas), que detecta el antígeno del virus FELV en el torrente sanguíneo.
  • Se recomiendan otras pruebas como la prueba IFA (anticuerpo fluorescente indirecto) o la prueba PCR (reacción en cadena de la polimerasa) para confirmar resultados positivos de la prueba ELISA.

Cuidando a un gato con FelV

  • Alimenta a tu gato con una dieta nutricionalmente equilibrada, uno libre de carne cruda, huevos y productos lácteos no pasteurizados, que pueden albergar bacterias y parásitos y provocar infecciones.
  • Proporcione un lugar tranquilo para que su gato descanse en el interior y lejos de otros gatos. que podría promover la enfermedad.
  • Lleva a tu gato al veterinario cada seis meses—Por lo menos— para un chequeo de bienestar y análisis de sangre.
  • Durante las primeras etapas de la infección, es posible que un gato no muestre ningún signo clínico, pero aún puede transmitir el virus a otros gatos. No es aconsejable introducir un nuevo gato no infectado en el hogar, ni siquiera uno que haya sido vacunado adecuadamente contra el FeLV. Aquellos que viven en espacios reducidos con gatos infectados tienen mayor riesgo de infección y deben someterse a la prueba del virus y, si dan negativo, deben alojarse por separado.
  • El FeLV es contagioso para otros gatos, pero no para los humanos ni para otras especies. Otros gatos de la casa pueden adquirir el virus de un gato infectado. Aunque el virus no vive mucho tiempo fuera del cuerpo y se inactiva fácilmente con desinfectantes comunes, se puede transmitir a través del aseo mutuo, la comida y el agua compartidas, así como las cajas de arena comunes.
  • Lamentablemente, no existe cura para el FeLV., y se estima que menos del 20% de los gatos clínicamente infectados sobreviven más de tres años de infección activa. En el caso de los gatos que desarrollan cáncer, la quimioterapia puede ayudar a prolongar la vida, pero el tratamiento a menudo se centra en proporcionar la mejor calidad de vida.

Gusano del corazón

Transmitido por mosquitos infectados, el gusano del corazón se reconoce cada vez más como una causa subyacente de problemas de salud en los gatos domésticos. Los gatos son un hospedador atípico de los gusanos del corazón. A pesar de su nombre, el gusano del corazón causa principalmente enfermedades pulmonares en los gatos. Es una preocupación importante para cualquier dueño de gato que viva en áreas densamente pobladas por mosquitos, y la prevención debe discutirse con un veterinario.

Es posible que haya pensado que la enfermedad del gusano del corazón solo afecta a los perros, y es cierto que la infección es menos común en los gatos. El gato no es un huésped natural del parásito del gusano del corazón, Dirofilaria immitis, por lo que no es probable que el gusano del corazón complete todo su ciclo de vida. Eso significa que sobreviven menos gusanos y más pequeños, y muchos no llegan al corazón de un gato. Los gusanos que sobreviven, y la reacción inmune resultante que el cuerpo del gato genera para matar a los gusanos en desarrollo, pueden causar graves problemas de salud.

Causas y signos de la enfermedad del gusano del corazón

Cuando un mosquito portador del parásito del gusano del corazón, Dirofilaria immitis, pica a un gato, las larvas se transmiten al torrente sanguíneo. Las larvas migran hacia el corazón durante un período de alrededor de cuatro a seis meses, madurando a medida que avanzan, luego se asientan en el corazón, las arterias pulmonares y los vasos sanguíneos de los pulmones. Debido a que un gato doméstico no es un huésped natural del parásito del gusano del corazón, muchos de los gusanos mueren. Estos, junto con los gusanos vivos, provocan respuestas inmunitarias e inflamatorias graves en un gato infectado.

Los gatos de todas las edades, que viven en cualquier región, pueden contraer la dirofilariosis, pero la enfermedad es más frecuente en felinos que viven en áreas densamente pobladas por mosquitos. Los gatos al aire libre tienen un mayor riesgo debido a una mayor exposición a los mosquitos. Sin embargo, los gatos de interior también son susceptibles a las picaduras de mosquitos, por lo que es inteligente discutir la prevención con su veterinario. La infección por dirofilariasis puede poner en peligro la vida de los gatitos y los gatos mayores.

Los siguientes signos pueden indicar que su gato ha sido infectado:

  • Tos persistente
  • Dificultades para respirar (jadeos, sibilancias, respiración rápida o con la boca abierta)
  • Depresión
  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de peso
  • Vómitos esporádicos
  • Letargo
  • La muerte súbita

Las dificultades respiratorias que ocurren en la primera etapa de la enfermedad del gusano del corazón, causadas por gusanos recién llegados al corazón y los pulmones, probablemente fueron diagnosticadas previamente como asma felina o bronquitis. Sin embargo, ahora se cree que estos problemas respiratorios se deben a lo que ahora se llama enfermedad respiratoria asociada al gusano del corazón (HARD, por sus siglas en inglés).

Prevención del gusano del corazón

  • Hay varios medicamentos disponibles aprobados por la FDA que previenen de manera confiable la infección por gusano del corazón felino. Consulte con su veterinario y recuerde que se recomienda que los gatos se sometan a análisis de sangre para detectar la infección por dirofilariosis antes de que se les administre cualquier tipo de medicamento preventivo.
  • También es una buena idea limitar la exposición de su gato a áreas infestadas de mosquitos. y traerla para exámenes preventivos durante las visitas al veterinario.
  • Los chequeos regulares son clave para detectar infecciones tempranas y puede darle a su gato una buena oportunidad de recuperarse.

Diagnóstico de la enfermedad del gusano del corazón

La enfermedad del gusano del corazón no se diagnostica tan fácilmente en los gatos como en los perros.

  • Las pruebas de rutina requieren una combinación de análisis de sangre.
  • Cuando los gatos muestran signos de dificultad respiratoria y se sospecha de dirofilariosis, el diagnóstico suele basarse en el historial del gato, el examen físico, las radiografías, el ecocardiograma y los análisis de sangre.

Tratamiento de la enfermedad del gusano del corazón

Actualmente no existen productos en los Estados Unidos aprobados para tratar la infección por gusano del corazón felino. La buena noticia es que muchos gatos infectados con dirofilariasis pueden combatir la infección por sí mismos y pueden ser monitoreados con radiografías cada pocos meses, mientras esperan la vida útil de las lombrices. Si un gato infectado muestra síntomas de enfermedad pulmonar, se le puede administrar un medicamento similar a la cortisona según sea necesario. También se pueden administrar medicamentos para ayudar a controlar la tos y los vómitos.

Aunque algunos gatos pueden combatir la infección por sí solos, puede ocurrir lo siguiente si no se controlan y tratan los gusanos del corazón:

  • Daño a las paredes del corazón
  • Daño a los vasos sanguíneos pulmonares
  • Posible obstrucción del flujo sanguíneo a través de las arterias pulmonares.
  • Respiración deteriorada
  • Insuficiencia cardíaca y pulmonar
  • Daño renal y hepático
  • La muerte súbita

Síndrome de gran altura

Muchos dueños de mascotas abren ansiosamente sus ventanas para disfrutar del clima durante los meses de verano. Desafortunadamente, las ventanas sin malla representan un peligro real para los gatos, que se caen de ellas con tanta frecuencia que la profesión veterinaria tiene un nombre para la queja: síndrome de gran altura. Las caídas pueden resultar en mandíbulas rotas, pulmones perforados, extremidades y pelvis rotas, e incluso la muerte.

Prevención del síndrome de los rascacielos

Para mantener a su gato a salvo durante el verano, tome las siguientes precauciones:

  • Instale pantallas cómodas y resistentes en todas sus ventanas.
  • Si tiene pantallas ajustables, asegúrese de que estén bien encajadas en los marcos de las ventanas.
  • Tenga en cuenta que los gatos pueden deslizarse a través de los protectores de ventanas a prueba de niños, ¡estos no brindan la protección adecuada!

Rabia

La rabia es una enfermedad viral que afecta el cerebro y la médula espinal de todos los mamíferos, incluidos gatos, perros y humanos. Esta enfermedad prevenible se ha informado en todos los estados excepto en Hawái. Hay una buena razón por la que la palabra "rabia" evoca miedo en las personas: una vez que aparecen los síntomas, la rabia es casi un 100% fatal.

Transmisión de la rabia

There are several reported routes of transmission of the rabies virus.

  • Rabies is most often transmitted through a bite from an infected animal.
  • Less frequently, it can be passed on when the saliva of an infected animal enters another animal’s body through mucous membranes or an open, fresh wound.
  • The risk for contracting rabies runs highest if your cat is exposed to wild animals. Outbreaks can occur in populations of wild animals (most often raccoons, bats, skunks and foxes in this country) or in areas where there are significant numbers of unvaccinated, free-roaming dogs and cats.
  • In the United States, rabies is reported in cats more than in any other domestic species.
  • Unvaccinated cats who are allowed to roam outdoors are at the highest risk for rabies infection.
  • Feral cat populations remain a reservoir host for the rabies virus.

Rabies Prevention

  • Vaccination is the key—and in many areas of the country, such as New York City, it's the law.
  • Some local ordinances require lengthy quarantines—or euthanasia—of pets who have bitten someone if their owners do not have proof of current vaccination.
  • Vaccinating your cat doesn't just protect her from rabies—it also protects your cat if she bites someone.
  • In municipalities where rabies vaccinations for cats are not required, the decision to vaccinate is best left to the judgment of the veterinarian and the cat guardian because some cats experience serious side effects to the rabies vaccine.
  • The vaccine should definitely be administered if your cat spends any time outdoors (ASPCA experts recommend keeping pet cats indoors).

Symptoms of Rabies

  • Animals will not show signs immediately following exposure to a rabid animal. Symptoms can be varied and can take months to develop. Classic signs of rabies in cats include:
  • Changes in behavior (including aggression, restlessness and lethargy),
  • Increased vocalization
  • Pérdida de apetito
  • Debilidad
  • Desorientación
  • Parálisis
  • Convulsiones
  • Sudden death

Diagnosing Rabies

  • There is no accurate test to diagnose rabies in live animals.
  • The direct fluorescent antibody test is the most accurate test for diagnosis, but it can only be performed after the death of the animal.
  • The rabies virus can incubate in a cat’s body anywhere from just one week to more than a year before the virus appears in the saliva and the cat is capable of transmitting the disease.
  • When the animal becomes infectious, symptoms appear quickly. It is possible for a cat, or dog, to shed the virus for several days before clinical signs appear.
  • There is no treatment or cure for rabies once symptoms appear. The disease results in fatality.

What to Do if Your Cat Interacts With a Rabid Animal

  • Put gloves on to protect yourself from infection.
  • Call your veterinarian for an immediate appointment!
  • Contact local animal control officers if the animal who bit your pet is still at large they will be best able to safely apprehend and remove the animal from the environment.
  • A cat who is up to date with his vaccinations and who has been bitten by a possibly rabid animal should also be given a rabies booster vaccine immediately and kept under observation for 45 days.
  • If you think you’ve been bitten by a rabid animal, see your doctor immediately!

Nota: Do not attempt to handle or capture a wild animal who is acting strangely (i.e., a nocturnal animal who is out during the day, an animal who acts unusually tame). Report the animal to local animal control officers as soon as possible.

Tiña

Although the name suggests otherwise, ringworm isn’t caused by a worm at all—but a fungus that can infect the skin, hair and nails. Not uncommon in cats, this highly contagious disease can lead to patchy, circular areas of hair loss with central red rings. Also known as dermatophytosis, ringworm often spreads to other pets in the household—and to humans, too.

Ringworm Symptoms

Classic symptoms of ringworm in cats include:

  • Skin lesions that typically appear on the head, ears and forelimbs.
  • Ringworm can cause flaky bald patches that sometimes look red in the center.
  • In mild cases, there may be localized areas of redness or simply dandruff, while more severe infections can spread over a cat’s entire body.
  • It’s also possible for a pet to carry ringworm spores and not show any symptoms whatsoever.

Ringworm Transmission

A cat can get ringworm directly through contact with an infected animal—or indirectly through contact with bedding, dishes and other materials that have been contaminated with the skin cells or hairs of infected animals. Ringworm spores are notoriously hardy and can survive in the environment for more than a year!

  • Any cat can develop ringworm, but kittens less than a year old and geriatric cats are most prone to infection.
  • Long-haired cats and those who are immunocompromised are also more susceptible.
  • Ringworm can quickly spread in shelters or other crowded environments.
  • Warm and humid conditions tend to promote ringworm infections.

Diagnosing Ringworm

Because infection can potentially spread over a cat’s body, it is important that you see your vet for an accurate diagnosis if you suspect your pet has ringworm. And because the infection can easily spread to you and other animals in the household, it’s a smart idea to immediately quarantine your cat until a veterinarian can confirm a diagnosis. You should also thoroughly wash your hands after you touch your cat.

  • Since some cats show few or no symptoms, a diagnosis of ringworm is rarely made just by looking at the skin.
  • A veterinarian may use an ultraviolet light to diagnose ringworm, or may examine a fungal culture taken from a cat’s hair or skin cells.
  • Skin biopsy and microscopic exam are sometimes also performed.

Treating Ringworm

Treatment of ringworm depends on the severity of the infection.

  • A veterinarian may prescribe a shampoo or ointment that contains a special medication to kill the fungus.
  • In some cases, oral medications are necessary.
  • To ensure that you’ve eradicated this resistant and hardy fungus, treatment may have to be given for several months or more and fungal cultures rechecked periodically.
  • It’s also important to treat the cat’s environment to prevent infection from recurring.

If your veterinarian has diagnosed your cat with ringworm, he or she will explain what you must do to prevent the fungus from spreading to your other pets—and to the human members of the household. But keep in mind that if you have other pets, it’s likely that most of them have been exposed as well. Your veterinarian may recommend that you do the following:

  • Bathe all pets in the household with a medicated rinse or shampoo.
  • Wash the infected animals’ bedding and toys with a disinfectant that kills ringworm spores.
  • Discard items that are impossible to thoroughly disinfect (carpeted cat trees, etc.)
  • Frequently vacuum to rid the house of infected hairs and skin cells. (Yes, the fungus can survive on hair and skin that your cat sheds!)
  • Thoroughly wash your hands after you bathe or touch your cat.

If a cat with ringworm is not properly treated, the lesions can spread over large areas of the animal’s body, causing hair loss and skin infections.

Upper Respiratory Infections

A cat’s upper respiratory tract—the nose, throat and sinus area—is susceptible to infections caused by a variety of viruses and bacteria.

Causes of Upper Respiratory Infections

  • Viruses are the most common causes of upper respiratory infections (URIs) in cats.
  • Feline calicivirus and feline herpesvirus account for 80 to 90% of all contagious upper respiratory problems, and are prevalent in shelters, catteries and multi-cat households.
  • These viruses can be transmitted from cat to cat through sneezing, coughing, or while grooming or sharing food and water bowls.
  • Once infected, cats can become carriers for life, and though they may not show clinical signs, they can still transmit the viruses to others.
  • Cats often develop bacterial infections secondary to these common viral infections.
  • There are also upper respiratory infections in cats that are primarily caused by bacteria. Chlamydia and Bordetella—commonly found in shelters and areas with multiple cats—are two such bacterial infections.
  • Less common in cats than dogs, Bordetella is usually associated with stress and overcrowded living conditions.

Preventing Upper Respiratory Infections

  • Keep your cat indoors to minimize the risk of exposure to infected animals.
  • Properly isolate infected cats to protect other pets living in the same environment.
  • Minimize stress.
  • Keep your cat up to date on vaccines as recommended by your vet. Vaccines for upper respiratory disease in cats may not actually prevent infection, but they help lessen the severity of the disease in some cases.
  • Regular veterinary exams and preventative care can help catch and treat problems early. A cat’s best defense against upper respiratory infection is a healthy immune system.
  • Practice good hygiene and wash your hands thoroughly when handling multiple cats.

Symptoms of Upper Respiratory Infections

Symptoms differ depending on the cause and location of the infection, but some common clinical signs of upper respiratory problems in cats include:

  • Estornudos
  • Congestion
  • Runny nose
  • Cough
  • Clear to colored nasal discharge
  • Gagging, drooling
  • Fiebre
  • Loss of or decreased appetite
  • Rapid breathing
  • Nasal and oral ulcers
  • Squinting or rubbing eyes
  • Open-mouth breathing
  • Depresión

Diagnosing Upper Respiratory Infections

  • Age, vaccination status and physical condition all play a role in a cat’s susceptibility to upper respiratory infections.
  • Cats who live in multi-cat households or shelters are most susceptible.
  • Veterinarians have found that stress plays a role in causing outbreaks of URI, and cats in any shelter, cattery or boarding facility are generally experiencing high levels of stress.
  • Cats who have recovered from URI can become carriers, and may experience recurrences when stressed.
  • Certain breeds like Persians and other flat-faced breeds have a predisposition to develop upper respiratory infections due to their facial structure.

It’s important to bring your cat to a veterinarian if you think she may be suffering from an upper respiratory infection. A brief exam by a veterinarian will help to determine if your cat requires medication, has a fever or is dehydrated. Avoid self-diagnosis, since your cat may be infectious and require isolation, antibiotics or additional veterinary care.

Treating Upper Respiratory Infections

Your veterinarian will prescribe the best course of treatment for your cat, which may include:

  • Medicamentos
  • Aislamiento
  • Rest
  • Support with fluids
  • Nutritional support

Left untreated, some upper respiratory infections can progress to pneumonia or have other serious complications, such as blindness or chronic breathing difficulties.

Worms

Cats can acquire a variety of intestinal parasites, including some that are commonly referred to as “worms.” Infestations of intestinal worms can cause a variety of symptoms. Sometimes cats demonstrate few to no outward signs of infection, and the infestation can go undetected despite being a potentially serious health problem. Some feline parasitic worms are hazards for human health as well.

Common Types of Worms in Cats

Outdoor cats and those who are routinely exposed to soil where other animals defecate are prone to worms. Kittens and cats who do not receive regular preventative health care are most at risk for developing complications associated with internal parasites.

  • Roundworms are the most common internal parasites in cats. Resembling spaghetti, adult worms are three to four inches long. There are several ways cats can become infected. Nursing kittens can get roundworms from an infected mother’s milk, while adult cats can acquire them by ingesting eggs from the feces of an infected cat.
  • Hookworms are much smaller than roundworms—less than an inch long—and reside primarily in the small intestine. Because they feed on an animal’s blood, hookworms can cause life-threatening anemia, especially in kittens. Hookworm eggs are passed in the stool and hatch into larvae, and a cat can become infected either through ingestion or skin contact.
  • Tapeworms are long, flat, segmented parasites that range from 4 to 28 inches in length. An infestation can cause vomiting or weight loss. Cats acquire tapeworms by ingesting an intermediate host, like an infected flea or rodent. When cats are infected, tapeworm segments—actual pieces of the worm that resemble grains of rice—can often be seen on the fur around a cat’s hind end.
  • Gusanos pulmonares reside in the lungs of a cat. Most cats will not show any signs of having lungworms, but some can develop a cough. Snails and slugs are popular intermediate hosts of this type of parasite, but cats are usually infected after eating a bird or rodent who has ingested an intermediate host.
  • Though means of transmission can vary, one of the main ways that cats get worms is through the ingestion of the feces of infected felines. Mother cats can also pass on worms to their kittens.

Worm Prevention

  • Keep your cat indoors to avoid exposure to infected cats, rodents, fleas and feces.
  • Make sure your home, yard and pets are flea-free.
  • Practice good hygiene and wear gloves when changing cat litter or handling feces. It’s also important to frequently dispose of stool.
  • Ask your veterinarian to recommend an appropriate internal parasite treatment or prevention program for your cat.

Symptoms of Worms in Cats

Symptoms differ depending on the type of parasite and the location of infection, but some common clinical signs include:

  • Diarrea
  • Worms visible in stool or segments of worm seen near anus
  • Heces con sangre
  • Bloating or round, potbellied appearance to abdomen
  • Pérdida de peso
  • Vómitos
  • Estreñimiento
  • Anemia
  • Toser
  • Trouble breathing

If you think your cat may have worms, it’s important to bring her to a veterinarian, who can confirm the presence of worms. Avoid self-diagnosis, since worms are not always visible or identifiable.

Treatment for Worms

Please don’t attempt to treat your pet yourself—your cat should be treated for the specific type of worms he has.

  • Not all dewormers eradicate all types of worms. Your veterinarian will determine the type of worm(s) infestation(s) your cat has, and prescribe the best course of treatment. Your veterinarian will also be able to tell you if the dewormer should be repeated, and when.
  • Not all dog medications are safe for cats.
  • Some over-the-counter deworming medications can be harmful if used inappropriately.

Transmission of Worms from Cats to Humans

A large number of roundworm eggs can accumulate where cats defecate. People, especially children, who ingest such eggs can develop serious health problems, such as blindness, encephalitis and other organ damage. Treatment of blindness caused by roundworm may involve surgical removal.

Hookworm larvae can penetrate human skin and cause lesions. People can acquire tapeworms through the ingestion of an infected flea, although this is rare.


The most common types of worms in cats and dogs are tapeworms, roundworms, hookworms and whipworms (dogs only). Read on to learn how pets and people can pick up intestinal worms and the symptoms to watch for.

1. Hookworms

Hookworms are found in both perros y cats. These worms latch onto the lining of your pet’s intestine and feed on their blood.

  • What are the symptoms of hookworms?: Adult animals may not show any symptoms, but in younger animals, diarrhea containing blood and anemia may occur.
  • How do dogs and cats get hookworms?: Hookworms can be picked up if your pet eats or walks on soil containing hookworm larvae.
  • How can people get hookworms?: If people walk barefoot over soil containing hookworm larvae, the larvae can burrow into the skin and cause intense itching.

2. Roundworms

Long, white and spaghetti-like, roundworms are one of the most common intestinal parasites found in both cats y perros.

  • What are the symptoms of roundworms?: Adult dogs and cats may show no obvious signs, but puppies and kittens can be more severely affected. Symptoms can include vomiting, diarrhea, lethargy and poor coat condition, and young animals may have a potbelly and slow growth.
  • How do dogs and cats get roundworms?: Infected pets pass roundworm eggs through their feces, which find their way into the soil, where other pets are at risk of eating the eggs and restarting the cycle.
  • How can people get roundworms?: If people accidentally swallow these eggs, the larvae of this parasite can travel in our bodies and cause disease.

3. Tapeworms

Tapeworms are segmented worms that live in the small intestine of infected cats y perros. Tapeworms can sometimes be seen in the pet’s feces, resembling tiny, crawling rice grains.

  • What are the symptoms of tapeworms?: Most pets don’t show any clinical signs of a tapeworm infestation, though dogs may show signs such as scooting, irritation around the anus and unexplained weight loss. In cats, weight loss, tapeworm segments around the anus and consistent vomiting can all be signs.
  • How do dogs and cats get tapeworms?: Segments containing eggs are released from the worm and pass out into the pet’s feces. The most common tapeworm is called the “flea tapeworm,” and as its name suggests, it is contracted when pets swallow infected adult fleas.
  • How can people get tapeworms?: Though rare, if a human swallows an infected flea, they can get tapeworm.


Emergency Situations and Your Cat

Certain situations may be considered urgent. You shouldn't wait for an appointment at your vet when your cat is experiencing an emergency. Keep information about after-hours veterinarians handy in case you need to rush to one. If you see the signs of an emergency, do not delay. Go to the closest open veterinarian immediately.

  • Trauma (examples include falling from a height or being hit by a car)
  • Respiración dificultosa
  • Gums that are blue, white, or very pale
  • Collapse, unconsciousness, or unresponsiveness
  • Seizure  
  • Dizziness, imbalance, or circling
  • Inability to walk
  • Moderate to profuse bleeding
  • Exposure to a poisonous substance
  • Severe pain (showing signs like crying out loudly and excessively or acting aggressive when touched)
  • Body temperature over 104 or under 99 (normal is usually 100.5-102.5)
  • Hasn't eaten properly in 24 hours  

If you notice anything else your cat does that worries you, it's better to be safe than sorry. You can call your vet or the emergency vet if you need help deciding if something is an emergency.


Ver el vídeo: Calicivirus felino FCV. Gripe felina. síntomas y tratamiento (Junio 2021).