Información

Absceso


Inicie sesión en nuestro sitio o cree una cuenta

Síntomas de abscesos en perros

  • enrojecimiento
  • pérdida de apetito
  • hinchazón
  • un bulto duro que aparece de repente
  • languidez
  • mayor lamido de un área
  • cambios en el comportamiento
  • fiebre
  • dolor / doloroso al tacto
  • drenaje de la herida
  • pérdida de cabello alrededor del bulto

Si el absceso aún no se ha roto, solo verá un bulto sin ningún drenaje.


Absceso - mascotas

¿Qué es un absceso?

Un absceso es una bolsa de pus que a menudo se forma justo debajo de la piel, pero que también puede ocurrir dentro del cuerpo. Hay muchos tipos de abscesos que puede sufrir un perro. Los abscesos pueden ser pequeños o grandes, superficiales o potencialmente peligrosos. Todos los abscesos conllevan un grave riesgo para la salud si no se tratan y, por lo tanto, deben ser examinados por un veterinario lo antes posible.

¿Cuáles son los síntomas de un absceso?

Los abscesos superficiales aparecerán debajo de la piel como una hinchazón dolorosa que es firme o gelatinosa al tacto. Otros síntomas a tener en cuenta son: -

  • Inflamación en el sitio del bulto.
  • Calor omitiendo del área
  • Lamer o masticar el sitio del absceso
  • Pérdida de cabello alrededor del sitio
  • Llanto o sangrado del sitio
  • Pérdida de apetito
  • Letargo
  • Fiebre

Los abscesos internos son mucho más difíciles de detectar y tratar, ya que es posible que su perro no muestre ningún signo externo. Un perro con un absceso del saco anal puede deslizar su trasero por el suelo. Los síntomas como tos y sibilancias pueden indicar la presencia de un absceso pulmonar (pulmonar).

¿Cuáles son las causas de los abscesos?

Los abscesos se forman en respuesta a las bacterias. Los abscesos que se forman debajo de la piel generalmente son el resultado de una lesión como un rasguño, una mordedura o un cabello encarnado, que ha sido infectado por la bacteria Pasteurella multocida o Staphylococcus intermedius. Los abscesos caninos también pueden ocurrir en la raíz de un diente después de un daño dental, en el oído, los senos nasales, el hígado (después de una infección de la sangre), el páncreas, los pulmones o el cerebro (después de una infección de la boca).

¿Qué pone a un perro en riesgo de desarrollar un absceso?

Cualquier mascota que tenga más probabilidades de sufrir una lesión tiene un mayor riesgo de desarrollar una infección y un absceso. Los perros al aire libre tienen más oportunidades de encontrar objetos afilados y sucios que pueden masticar y cortarse la boca. Especialmente durante los meses de primavera y verano, su mascota corre el riesgo de tragar o inhalar semillas de césped y materia vegetal mientras camina. Esta materia vegetal puede alojarse en el tejido pulmonar provocando una infección.

Los perros que no han sido castrados o no han sido castrados son más propensos a pelearse con otros perros y sufrir heridas por mordeduras.

Ciertas razas de perros, como los labradores y los bulldogs ingleses, que tienen un pelaje corto y rígido, tienen una mayor probabilidad de desarrollar abscesos. El cabello puede retroceder hacia el folículo piloso e infectarse, provocando abscesos entre los dedos de los pies.

Su veterinario tomará un hisopo del área infectada para determinar qué cepa de bacterias está presente. También se realizará un análisis de sangre para establecer si la infección está presente en la sangre. Los abscesos internos son mucho más difíciles de diagnosticar y requerirán métodos de diagnóstico más avanzados, como análisis de sangre detallados, análisis de orina, radiografías, ecografías o biopsias quirúrgicas.

¿Qué tratamiento se puede dar?

La mayoría de los abscesos superficiales se pueden tratar fácilmente mediante punción, drenaje y limpieza. Sin embargo, este procedimiento requerirá anestesia local o general. Debido a la infección, su perro recibirá un tratamiento con antibióticos y posiblemente medicamentos antiinflamatorios y analgésicos para llevar a casa. Su veterinario querrá ver a su perro en un par de citas de seguimiento para verificar que el área se esté curando correctamente.

Para un absceso interno, se requerirá un tratamiento más invasivo. Si su mascota tiene un absceso dental, será necesario extraer el diente o realizar un tratamiento de conducto para drenar y eliminar el absceso. También es probable que se requiera cirugía para tratar los abscesos pulmonares, vivos y pancreáticos y los sacos anales con abscesos.

Si el absceso se rompe y la infección se propaga al torrente sanguíneo, su perro desarrollará rápidamente una sepsis. La rotura de un absceso interno puede provocar peritonitis. Ambas infecciones son extremadamente graves y pueden poner en peligro la vida. Su mascota requerirá hospitalización urgente donde recibirá antibióticos intravenosos, líquidos y cuidados de apoyo.

Cómo prevenir los abscesos

Para evitar que su perro desarrolle un absceso, revíselo a diario para ver si tiene alguna herida y si nota algo, póngase en contacto con su veterinario, quien podrá aconsejarle cómo tratarlo y si es necesaria una cita. Si la lesión es solo superficial, es probable que se le recomiende usar una crema antibacteriana formulada para mascotas de venta libre para ayudar a prevenir infecciones.

Si su veterinario le receta antibióticos, asegúrese de completar el curso para evitar que regrese cualquier infección.

Si su perro tiene episodios de bufidos o estornudos, especialmente durante las caminatas de primavera y verano, revise sus ojos, boca y nariz para ver si hay materia vegetal que pueda atascarse en los tejidos blandos y haber progresado a los pulmones. Cualquier inquietud, llévelo al veterinario para que lo revise.


Universidad del perro

Los abscesos ocurren cuando un perro recibe una pequeña herida y las bacterias ingresan. Las heridas pequeñas se curan muy rápidamente, pero las bacterias atrapadas crecen y forman una bolsa de pus. Las heridas punzantes por mordeduras son una causa muy común de abscesos, porque la pequeña punción facilita la liberación de bacterias y la abertura es muy pequeña, por lo que se cierra rápidamente. La causa principal suele ser una pelea con otro animal, pero los abscesos pueden ocurrir por otras razones, como una enfermedad dental o glándulas anales impactadas, y pueden desarrollarse en cualquier parte del cuerpo.

Puedes reconocer si tu perro tiene un absceso porque son bultos dolorosos que se desarrollan muy rápidamente y son suaves al tacto. Dado que los abscesos son infecciones, su cachorro generalmente desarrollará fiebre y no se sentirá muy bien. Los signos típicos de un absceso son letargo, depresión y desgana para comer. A veces, el absceso tendrá una costra de la herida original o podría haber secreción.

Si tu perro tiene un absceso, es importante llevarlo al veterinario muy rápido para que pueda ser tratado antes de que crezca demasiado. Si los abscesos no se tratan, crecerán (y se volverán muy grandes) hasta que exploten, ya sea rompiendo la piel o dentro del cuerpo, lo que puede infectar la sangre u otros tejidos. Los abscesos pequeños se pueden tratar con antibióticos, pero los grandes necesitan una intervención quirúrgica. El veterinario pinchará el absceso para liberar la presión, luego enjuagará el gato y lo colocará en un drenaje para mantener la herida abierta el tiempo suficiente para que drene toda la infección. Los dueños de mascotas deben poner compresas calientes en el área para mantenerla limpia y ayudarla a drenar.


Cómo limpiar el absceso de un perro

Introducción

¿Sabías que el cuerpo de tu perro está lleno de caries? No las caries que se forman en los dientes, sino el espacio entre la piel, los tejidos, los músculos y los órganos. Si se introducen bacterias en estas cavidades, se puede desarrollar un absceso cuando los glóbulos blancos atacan a las bacterias y luego mueren formando pus, una acumulación de líquido desagradable de células muertas, debajo de la piel o alrededor de los órganos. El cuerpo forma una cápsula o bolsa gruesa para contener el absceso y evitar que se propague.

A veces, el absceso se resuelve por sí solo y el líquido se absorbe o se disipa, pero a veces continúa acumulándose y ejerce presión sobre los tejidos circundantes, lo que finalmente rompe los tejidos y la piel para que el absceso pueda drenar. Cuando esto sucede, se descarga un líquido maloliente del sitio de la ruptura, a menudo la herida original donde se introdujeron las bacterias en primer lugar. Los abscesos en los perros son comúnmente causados ​​por bacterias que viven en la piel de su perro y se introducen en los tejidos internos de su perro cuando se produce una astilla, una mordedura u otra herida punzante. Luego, es necesario limpiar el absceso y, a veces, tratarlo con antibióticos.


Ver el vídeo: Absceso anal: causas, síntomas, tratamiento (Julio 2021).